Si usted, mi amado lector, no está tan relacionado con el término “PIXEL”, que puede ser bastante engañoso, permítame explicarle de que trata o bien puede googlearlo… como sé que no lo hara, ahora le explico.

Como diseñadora gráfica, entiendo que el pixel es la unidad básica de medida gráfica digital (como los centímetros, pulgadas, etc) esto es correcto.

Pero en el torcido mundo del marketing digital, también se le llama pixel a un pequeño código que se puede incrustar en un sitio web. Éste pixel se programa para activarse y recoger cierta “data” para fines diversos.

Para acabar pronto, si tienes una cuenta publicitaria de Facebook y tienes tú sitio web como medio de mercadeo, lo más inteligente es generar en Facebook tu pixel e incrustarlo en tu sitio web. Esto lo puede hacer el programador que ha hecho tu sitio, incluso puede programar qué data recolectar (revenue, compra, visita a secciones de tu sitio, actividad en carrito de compra, etc)

Muy bien… está hecho, pero ¿para qué sirve el dichoso pixel? se preguntara usted.

Este pequeño código (invisible) enviará los datos de los usuarios que visitan tu sitio web a tu cuenta publicitaria de Facebook, permitiéndote saber:

1.- Conversiones o compras
2.- Registros a tu base de datos
3.- Hacer audiencias o públicos personalizados
4.- Y mucho más…

Justo con esta información el remarketing se vuelve una posibilidad. Imagina que puedes atacar directamente a ese público que no compro tu producto, mostrarle el anuncio con el mismo producto pero con un % de descuento si compra en las siguientes X número de horas; es un driver interesante que seguro elevará tus ganancias, ¿no lo crees?

¿Ahora entiendes cómo es que cuando buscas algo en Amazon, Bestbuy, Trivago, etc, después milagrosamente te aparece en Facebook justo eso que buscaste y algunas veces con un descuento? És el milagro del Pixel de Facebook.

¿Qué estas esperando para poner el pixel de Facebook en tu sitio?